¿Viajar sola? ¡No!, viajar acompañada de ti misma

¿Viajar sola? ¡No!, viajar acompañada de ti misma

¿Viajar sola? ¡No!, viajar acompañada de ti misma 1200 628 Versión Viajera

“La vida o es una aventura arriesgada o es nada”

(Helen Keller, escritora, conferenciante, activista y viajera infatigable)

 

Mujer, treintañera, simpática, soñadora, extrovertida, echada para adelante, se apunta a tantas actividades como le proponen. Hasta aquí, genial, aunque si al final el plan se cancela, ella decide quedarse en casa…

 

Pero, ¿qué pasa cuándo ese plan anulado es un viaje? ¡Con todo lo que supone organizar una escapada y no digamos unas vacaciones!¡Cuántas ilusiones al carajo!, ¿verdad? Nuestra mujer no ha viajado nunca sola, y aunque alguna vez se le ha pasado por la cabeza, ipso facto ha descartado tan descabellada idea. Porque, “¿dónde leches voy por ahí más sola que la una?”.

Lo que ella no sabe es que no viajaría sola, sino acompañada de sí misma.

Según la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), el 65 por ciento de viajeros que viajan en compañía “de ellas mismas” son mujeres. Y la tendencia, va al alza. Un dato importante: en Estados Unidos, una encuesta realizada por el metabuscador Booking, reveló que el 72% de las estadounidenses escogen viajar en solitario.

¿Será que empezamos a poner en práctica el honjok?

Honjok, ensalzar el arte de estar sol@

De oriente nos llega una bella palabra que en sí misma es toda una filosofía de vida: Honjok (tribu de uno). Este novedoso concepto, introducido en Occidente por Francie Healey, socióloga y consejera de salud y bienestar, a través de su libro Honjok. El arte de vivir en soledad, lleva años revolucionando la muy tradicional sociedad surcoreana, alentándonos a emprender y llevar a cabo proyectos en solitario. Solamente de esta forma iniciaremos o haremos aquello que realmente deseamos. Libre de condicionantes familiares o sociales.

Personalmente, desde que supe de su existencia, este término me tiene fascinada. Me ha hecho reflexionar mucho. De hecho, el vocablo honjok se divide en tres categorías:

Hon-bap: Deleitarnos con una experiencia gastronómica en un establecimiento de hostelería, en soledad, por supuesto.

Hon-nol: Disfrutar mientras viajamos, vamos de compras, al cine, teatro, conciertos u otros eventos culturales solo con nuestra compañía.

Hon-sul: Divertirnos sin importarnos qué dirán a la vez que tomamos una bebida en solitario, simplemente porque nos apetece.

Así que si empezamos a poner en práctica el “arte del honjok” en cualquiera de sus tipologías, estaremos emprendiendo un camino como parte de nuestro crecimiento personal a la vez que seremos partícipes de una tendencia muy in que llega para quedarse.


Grandes viajeras de la historia

 

Para que todas las mujeres que aún no se atreven a dar el paso de viajar solas (recordar, Hon-nol), vamos a echar la vista atrás y evocar a algunas de las féminas que han pasado a los anales de la historia como viajeras consumadas en épocas donde las cosas no eran tan fáciles para el sexo femenino como lo son hoy en día.

 

¿Sabías que la considerada como primera guía de viajes la escribió una dama llamada Egeria? Esta fascinante mujer posiblemente vivió en la antigua Gallaecia, por aquel entonces una provincia del Imperio Romano. Su entusiasmo por viajar a los Santos Lugares la llevó a dejarnos uno de los más importantes escritos viajeros, donde narra todo aquello que ve, Itinerarium ad Loca Sancta. Su aventura duró tres años (381–384). 

Para saber más: https://versionviajera.com/egeria/

 

 

 

Amelia Earhart, la apasionada viajera del aire, primera mujer en sobrevolar el Océano Atlántico. La vida de esta legendaria aviadora fue inspiración para hombres y mujeres por igual, convirtiéndose en un símbolo social de su tiempo. No hay duda de que el mundo siempre recordará a Amelia Earhart por su coraje, visión y logros innovadores, tanto en la aviación como para la integración de las mujeres, pues rompió las barreras sociales de una época en la que se les había inculcado que ciertas actividades no las podían realizar.

Para saber más: https://versionviajera.com/amelia-earhart-la-viajera-del-aire/

 

Bonito grabado de Jeanne Baret vestida de marinero en 1817

Jeanne Baret, la intrépida navegante, prístina mujer en dar la vuelta alrededor de la tierra navegando. Para ello, tuvo que travestirse y cambiar su nombre por el de Jean Baret, puesto que en aquellos tiempos no estaba permitida la presencia de mujeres a bordo de un barco. Ni corta ni perezosa, en 1766, se embarcó como asistente del botánico Philibert Commerso en la primera circunnavegación francesa del mundo, durante la cual se realizó un catálogo de especies de todo el planeta.

 

Como reconocimiento a su increíble proeza, recientemente el biólogo Eric Tepe denominó en su honor a una nueva especie vegetal descubierta en Perú: Solanum baretiae.

 

 

 

Annie Londonderry, la atrevida trotamundos en dos ruedas. Recorrió el mundo en bicicleta demostrando que una dama podía valerse por sí misma. Sus andanzas fueron descritas por el New York World en 1895 como “el viaje más extraordinario jamás emprendido por una mujer”.

 

También sobre dos ruedas y en tiempo más reciente, la madrileña periodista y amante del motor, Alicia Sornosa, ostenta el honor de ser la primera mujer hispanohablante en dar la vuelta al mundo en moto.

En la imagen, entre las verdes plantaciones de té en Valparai (India).

 

 

Capítulo aparte merece una época en que muchas aristócratas británicas con espíritu de aventureras se sintieron seducidas por la lectura de Las mil y una noches. La recopilación de cuentos medievales tradicionales de Oriente Medio causó un gran impacto entre dichas damas que no dudaron en abandonar sus lujosas y acomodadas vidas para viajar cuales nómadas atraídas por la existencia de harenes formados por bellas y misteriosas mujeres, dunas de finísima arena en temibles desiertos, largas caravanas de camellos y apuestos beduinos.

Algunas de ellas lograron dejar su impronta durante sus periplos: algunas contrajeron matrimonio con jeques; otras cambiaron los elegantes vestidos y tocados por vestimentas “a la oriental”; o, como en el caso de Agatha Christie, las idas y venidas acompañando a su segundo esposo, arqueólogo, dieron vida a algunas de sus novelas más famosas cuyo escenario fueron Siria, Irak o El Cairo.

En la imagen superior izquierda, Helen Keller, con cuya brillante frase empieza este post; a caballo, y flanqueada por hombres, la todopoderosa Gertrude Bell, a la sazón la mujer más influente del Imperio Británico; con paraguas en mano para protegerse del sol, una simpática fotografía de la “dama del crimen”, Agatha Christie; a la nobles Lady Mary Montagu y Hester Stanhope adoraban vestirse con los ropajes propios de las zonas que visitaban.

 


 

La pregunta clave: ¿Por qué no?

 

Si en algún momento has esbozado una sonrisa mientras sentías una especie de envidia sana de viajeros y viajeras inmortalizados en fotografías frente a lejanos templos, paradisíacas playas o monumentos más que conocidos y te has preguntado ¿por qué no?, ¿por qué no puedo ser yo quien esté ahí?, quiero que sepas que del pensamiento a la acción sólo hay un paso para empezar a viajar sin depender de la compañía de pareja, amigos o familiares.

 

Si tú quieres, ¡puedes!

Si ya has tomado la decisión de llevar a cabo una escapada en solitario, ¡bravo! No se trata de emprender una vuelta al mundo, ni mucho menos, sino de salir de tu zona de confort, tomándote un par de días libres para conocer aquel lugar que siempre ha suscitado tu interés. Cuando decidimos realizar un viaje, independientemente de si nos dirigimos a un destino lejano o a pocos kilómetros de casa, conseguimos cambiar la rutina, abrirnos a nuevas experiencias, e incluso, a adquirir un mayor conocimiento de nuestra propia persona.

 

Un consejo: empieza viajando sola en grupo

Antes de dar el gran salto a viajar sola, una interesante propuesta es viajar en solitario pero con un grupo organizado: puede convertirse en una increíble y gratificante experiencia de vida que perdurará en la memoria de todos los integrantes del grupo. Solo tienes que elegir tu destino favorito y las fechas más propicias para tu viaje. Todo lo demás viene solo.

Recuerda que viajar es mucho más que hacer turismo. Los viajes representan algo más que diversión y salir de compras. Son la respuesta a una necesidad que tenemos los seres humanos de pausar de vez en cuando para descansar, distraernos y disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Por tu salud, felicidad y superación personal, sal de viaje siempre que tengas la oportunidad.

 

 

“Siempre nos quedará París”…

María José Padilla frente a la Torre Eiffel parisina

Si a estas alturas del post aún no he conseguido animarte a viajar sola, quizás necesites un pequeño impulso para desarrollar esa etapa personal. Te invito a dejarte guiar por María José Padilla, coach profesional, especialista en amor propio, con un largo bagaje inspirando a que las personas conecten con ellas mismas, que se conozcan mejor y, sobre todo, que se quieran más a través de Regalateparís, un proyecto viajero de acompañamiento emocional en la ciudad del amor para enamorarte de ti mientras disfrutas de París.

Encuentros en versión femenina

Versión Viajera y Regalateparís o, lo que es lo mismo, Esther y María José, madres, viajeras y emprendedoras, hemos organizado con muchísimo mimo e ilusión distintos encuentros en la ciudad del amor por antonomasia para un reducido grupo de mujeres que deseen conectar con ellas mismas tras más de un año de pandemia.

El propósito de estos encuentros en versión femenina es “renacer” desde la reflexión, la mirada interior y la diversión en una de las ciudades más vibrantes de Europa. Una escapada a París, un fin de semana exclusivamente para ti, una experiencia en compañía de otras féminas para reconectar con tu yo más íntimo y personal.

La energía de la mujer compartida es el la mejor forma de volver a darte cuenta de que tu camino es el camino ideal, y que la vida te invita a compartir lo que tenga que venir… desde el amor.

Estos días los dedicaremos a nosotras, a pasarlo bien, a contagiarnos de buenas vibras, a volver a ilusionarnos, a explorarnos, a dejarnos llevar… Además, nos servirá para conocer o redescubrir la sempiterna y maravillosa París.

No lo dudes, participa en el I Encuentro. Para más información, contacta con Versión Viajera, estaré encantada de informarte de todo.

 

¿He conseguido, ¡por fin!, despertar tu yo viajero?

 

Imágenes: Wikimedia Commons/Adobe Spark/Versión Viajera

 

 

 

INSPIRACIÓN VIAJERA
¿Cuál es tu versión en solitario? ¡Consúltame!
Esther

Esther

Versión Viajera diseña viajes personalizados, experiencias únicas y rutas para quienes viajan solos o solas pero quieran hacerlo en compañía de otras personas con sus mismas inquietudes. Te invito a que descubras y experimentes la tuya.

All stories by : Esther